Sígueme en Twitter

    14 septiembre 2009

    Jornadas de la Red de Orientación de la Provincia de Málaga


    Comienza el curso para iCOBAE. Durante los días 14 y 15 de septiembre se celebran las Jornadas de la Red de Orientación de la Provincia de Málaga y estamos invitados a participar en la Mesa Redonda sobre el papel de la Orientación Educativa en el trabajo por competencias. Compartiremos mesa con Pilar Vázquez, coordinadora provincial del área de necesidades educativas especiales de Córdoba, y Ángel Pérez Gómez, catedrático de la Universidad de Málaga. Por nuestra parte asistirá Miguel Ángel Ariza, orientador y "miembro activo" de iCOBAE.

    Desde el momento de recibir la invitación nos ha parecido un acierto el tema de esta mesa redonda (además de los participantes, por supuesto). Existe el riesgo en los centros de interpretar que las competencias básicas son responsabilidad exclusiva de los profesores y las profesoras de las distintas materias del currículo escolar y muchos factores han contribuido a asentar esta idea: los propios decretos, en los cuales se especifica la contribución que cada materia hace al desarrollo de las CCBB pero no tan claramente pueden realizar otros ámbitos y miembros de la comunidad escolar; los libros de texto, que añaden en cada unidad cómo tratar las CCBB; la propia evaluación de las CCBB, vinculada unívoca y erróneamente en muchos centros al aprendizaje de materias concretas, etc.

    Sin embargo, esta vinculación de las CCBB a las materias del currículo puede tener un efecto perverso si no se contempla en el centro un modelo inclusivo de atención a la diversidad. ¿Qué ocurrirá, por ejemplo, con la competencia digital si esta sólo aparece en materias durante las cuales hay estudiantes que se sacan del aula con la excusa de un "refuerzo" en otra competencia?¿Se puede trabajar eficazmente la competencia comunicativa si sacamos del aula a ciertos alumnos y alumnas para hacerles una "adaptación curricular"? Hay que ser claros: las CCBB hablan el discurso de la escuela inclusiva y tendremos que modificar nuestra forma de trabajar para no traicionar ni al desarrollo de las competencias básicas ni a la necesidad de una atención a la diversidad de calidad.

    Para ello la figura del orientador o la orientadora es especialmente importante en los centros. Por su preparación y su experiencia profesional están capacitados (o deben estarlo) para mostrarnos cómo trabajar en el aula la atención a la diversidad y, también, cómo contribuir al desarrollo de las CCBB de todos nuestros estudiantes dentro y fuera del aula. De su éxito depende el éxito de nuestra escuela: no puede haber fracaso en esta tarea.

    Salud