Sígueme en Twitter

    12 septiembre 2011

    Tu desprecio será mi fuerza


    Sé que me desprecias. Siempre lo he sabido. Me lo decían tu mirada y tus falsas promesas. Cuando decías que yo para ti era una prioridad y que mi trabajo te importaba, sabía que me estabas mintiendo. Ahora, ya es público tu desprecio.

    Creo que en realidad me tienes miedo. Sabes que soy quien enseñará a leer a Hanna para que pueda estudiar Derecho, quien ayudará a que Luis aprenda un oficio y quien procurará que el padre y la madre de José Ignacio se interesen por sus estudios para que no abandone el instituto sin acabar la Secundaria. Sabes que soy el ascensor y soy la puerta. Sabes que soy una amenaza para tu poder porque vengo cargado de ideas y de palabras y a ti te da miedo que se piense y que se hable.

    También conozco tu estrategia: sé que intentarás enfrentarme con los padres y las madres de mis propios estudiantes. Usarás los lugares comunes para intentar que no me apoyen. Buscarás dividirnos, segmentarnos, fragmentarnos. Pero no lo conseguirás.

    Tú quieres construir una sociedad de consumidores obedientes y pagadores devotos mientras que yo procuro una sociedad de ciudadanos libres. Tú buscar dominar a todos sometiéndome a mí; yo busco liberarlos a pesar de ti. Tú crees que estoy solo y, sin embargo, yo sé que somos miles.

    Muy pronto saldrás a la calle a pedir mi voto. No te creeré, porque sé que me desprecias, pero sí te doy un consejo: cuando vayas por la calle, mira la cara de la gente. Podrás verme en cada rostro porque dentro de nosotros siempre vive la maestra o el maestro que nos hizo libres.

    25 comentarios:

    Javier G. Valdivia dijo...

    Chapeau! maestro. Poesía en la denuncia...un texto para imprimir en A3 y colgarlo en todas las salas de profesores.

    Javier G. Valdivia dijo...

    ¡Chapeau maestro! Poesía en la denuncia...un texto para imprimir en A3 y colgarlo en todas las salas de profesores.

    Ojeda dijo...

    Chapeau!, as usual :-)
    Y ahora, a currar, a cumplir, a seguir haciendo esa labor discreta pero eficaz que nos lleva a identificarnos con tu mensaje.
    No hay enemigo grande cuando cuentas con las armas que nos dejó Juan de Mairena: amor y provocación.
    Vamos, que nos vamos!!

    F. Jurado dijo...

    Gracias, Fernando, porque pones palabras a lo que muchos maestros sentimos!!!!!!!!!

    Miguel dijo...

    Simplemente, magistral. Gracias amigo.

    Manuel Jesús dijo...

    Después de tantas palabras dichas sobre el tema, creo que con tu entrada se acabó la falsa polémica y el falso debate interesado. Con tus palabras se puede dar por acabado, con sencillez y claridad, toda esta farsa, porque dejas claro lo que de verdad nos importa.

    jjmelgarejo dijo...

    ¡Magnífico profesor! En pocas palabras no se puede describir mejor la realidad.

    Nicolasa Quidman dijo...

    Los pelos como escarpias. ¡Al Facebook ya! (eso sí, corrige la errata comanche del segundo)

    Un abrazo desde Overseas, Fernando.

    Maria

    Marta Aguilar Camacho dijo...

    Se puede decir mas alto pero no mas claro!!

    CARMEN CAPARROS dijo...

    Fernandito, que poder de concentrar sentimiento en palabra.... creo que has conseguido resumir muy claramente el sentir del profesorado y has desenmascarado toda la demagogia barata y mezquina que rodea a la polémica...
    Esto hay que difundirlo y ya lo estoy enlazando a mi facebook y a donde haga falta.. me das permiso no???
    un besazo

    Mayti dijo...

    Sí, señor, con la frente bien alta. Muchas gracias.

    Maru (marudomenech@gmail.com) dijo...

    Buenísimo, para compartir con todo el mundo.
    MARU

    Mª Eugenia Sánchez Guerrero dijo...

    Intentarán dividirnos, pero, como bien dices, no lo conseguirán.
    Precioso, Fernando, como todo cuanto sale de ti.

    Ana Dianez dijo...

    Gracias por utilizar las palabras con tanto significado; dejemos de una vez el lenguaje vacío al que hemos llegado! Saludos a todos los que aprecian esa profundidad...

    Massimo Pennesi dijo...

    Fernando, me has emocionado. Claro, directo, sincero, profundo...
    ¡Gracias!

    Conxi López dijo...

    Fantástico, gracias por tus magníficas palabras.

    Memi dijo...

    Llevo días sintiéndome mal por la situación en educación a nivel nacional y en mi propio centro. Al leer esta entrada, me siento más llena de energía y fuerzas para continuar con mi labor.
    Gracias Fernando.

    Juan Bueno dijo...

    Tu artículo coge vuelo, como la cometa. Es cuando empieza para mí a ser sorprendente y hondo de miras, grato, ácido y dulce, al más puro estilo de las pedagogías nuevas y libres, aquellas que nos hicieron estudiantes de magisterio comprometidos con la enseñanza, con el color de una profesión que no deberá enturbiarse.

    Sigue dando aliento... qué tu voz suba alto y gire transformando realmente a los escolares y a los andaluces en espíritus libres, no sometidos a nada ni a nadie.

    cmorsoc dijo...

    BRILLANTE.

    Esther Puerto Rodríguez dijo...

    ...y además elegante

    Lucía dijo...

    Muy motivador! necesitaba "escuchar algo así" gracias y con tu permiso lo pego en mi muro de fb.

    Montse dijo...

    ¡GENIAL, maestro!

    Un abrazo, Montse

    fgpaez dijo...

    Seguro que tu padre, el Maestro, se sentirá henchido de orgullo al leerte desde allí. Ha creado a un hombre libre que hace libres a los demás.
    Un abrazo

    marian dijo...

    me he quedado sin palabras, no se puede decir más claro. Un abrazo de una compañera agradecida.

    las alhacenas del sol dijo...

    Una suerte dar contigo. Un abrazo y Salud, amigo. Esta bien leer en la palma de los dias...la derrota favorable, el momento de la sensacion verdadera....Gracias