Sígueme en Twitter

    31 marzo 2010

    Sobre el problema de la creatividad en la escuela




    No es la primera vez que hablamos de este tema en De estranjis, pero recientemente dos de los blogs de los que aprendo han escrito, desde perspectivas distintas, sobre la relación entre creatividad y escuela: Anibal de la Torre titula su entrada "La flor roja con el tallo verde" y nos sitúa en el punto de partida de una historia imaginaria; Miguel Rosa escribió recientemente "Mi hija ya no va al instituto" a modo de conclusión de esta narración fragmentada. Sinceramente te recomiendo las entradas de estos dos profesionales de la educación, y también los comentarios que muchos otros docentes han dejado en ambos blogs.

    Sin embargo, no caeré en la tentación de escribir una entrada criticando al profesorado; si existe un déficit de creatividad en nuestra escuela, este es un problema cultural que arranca en la formación inicial del profesorado, se refuerza en las pruebas de selección y se consolida en una práctica que no potencia al docente creativo frente a otros modelos. Todos somos culpables y señalar al profesorado de manera exclusiva es hipocresía o demagogia, aunque, sin duda, es el profesorado quien puede romper este círculo vicioso..

    Por ello, hoy quiero escribir en positivo y he preparado un decálogo, que aquí te dejo. Más que mostrar niguna "verdad revelada", pretende ser un punto de partida para el diálogo: lo importante es cómo fomentas tú la creatividad en tu clase.

    Decálogo de la creatividad en la escuela

    1. El ser humano es un ser creativo. El aprendizaje rutinario no tiene sentido en sí mismo si no contribuye al desarrollo de las competencias del individuo. La competencia es una fuerza creadora.
    2. En la vida real, ser creativo es un valor en alza. El pensamiento creativo o divergente encuentra caminos donde los demás sólo ven puertas cerradas.
    3. En educación, la propia actividad es la principal fuente de motivación para el aprendizaje. Si tu actividad cae en la rutina, desperdicias la mayor fuerza educadora de la cual dispones.
    4. Una actividad creativa expone un problema o un reto y plantea la necesidad de resolverlo. Supone toma de decisiones, descubrimiento, valoración de distintas posibilidades y asunción del riesgo de error como parte del aprendizaje. Una actividad creativa tiene algo de juego, aunque sea muy seria.
    5. Vincular creatividad con ruido o indisciplina es un prejuicio. Si una actividad se descontrola, quizás no sea culpa de que sea una actividad creativa o rutinaria, sino de nuestras estrategias de gestión del aula y de la actividad.
    6. En el mundo real, la creatividad suele requerir el trabajo coordinado de distintos especialistas; en educación, la integración de las distintas áreas del currículo.
    7. La creatividad crece cuando se trabaja en equipo aunque también debe haber un tiempo para el trabajo individual.
    8. Las TIC pueden ser tus aliadas para el diseño de actividades creativas. La web 2.0 genera y requiere agentes creativos, no receptores de información.
    9. Una actividad creativa se puede evaluar con tanta precisión como una actividad rutinaria, y probablemente proporcione más información acerca de lo que el estudiante es capaz de hacer.
    10. El nivel de creatividad que podrán desarrollar tus estudiantes en tus clases es directamente proporcional a tu propia capacidad creativa para diseñar actividades creativas. La creatividad comienza dentro de ti.
    Salud

    10 comentarios:

    juanma dijo...

    Completamente de acuerdo con lo que dices. Supongo que conoces la charla en TED de Ken Robinson:

    http://www.ted.com/talks/lang/eng/ken_robinson_says_schools_kill_creativity.html

    CARMENCA dijo...

    ¿Y tú eras el que no pretendía ser crítico?
    Pues cuando lo seas no quisiera estar cerca...
    Efectivamente de lo que pasa en los centros no tiene toda la culpa el profesorado, esa responsabilidad (me gusta la palabreja) se reparte entre muchas otras personas, instituciones, etc., lo que ocurre es que cada cual debe intentar mejorar su parcela y no la de los demás.
    Por lo tanto por la parte que nos toca como docentes deberíamos de ponernos las pilas y empezar con tu decálogo o al menos con alguna de "las diez ideas que propones".

    Fernando Trujillo dijo...

    Gracias a ambos por vuestros comentarios.
    Sí, Juanma, conozco la estupenda charla de Ken Robinson y está en la entrada en forma de enlace. Es realmente interesante y divertida.

    Es verdad, Carmen, cada uno debe poner en orden su parcela; en realidad la responsabilidad (esa palabreja) no es más que cumplir con tu parte del trato en el contrato social del cual todos formamos parte y nos beneficiamos.

    Saludos

    anibal dijo...

    Enhorabuena, Fernando por ofrecer una perspectiva positiva y constructiva del asunto; últimamente nos dejamos llevar demasiado por visiones pesimistas, quizás también cercanas a la realidad.

    Por cierto, no sé si conocerás este testimonio, similar al que comentas, pero esta vez de la mano de una alumna de instituto :-P

    Salud!

    anibal dijo...

    Se olvidó... jeje!
    http://arwenundomiel93.tumblr.com/post/452995586/adv

    Alejandro Sarbach dijo...

    Muy acertado el decálogo. Me lo apunto para seguir reflexionando sobre ello.

    Me gustaría agregar: además del vínculo que la creatividad puede tener con aspectos competenciales, creo que hay que subrayar cuestiones relacionadas con el entorno, el clima o las relaciones.
    La creatividad (y la motivación intrínseca) crece exponencialmente cuando se establecen vínculos emocionales y de reconocimiento positivos.

    Gracias por este blog.

    Alejandro Sarbach

    Fernando Trujillo dijo...

    Gracias, Anibal y Alejandro, por vuestros comentarios (y, por supuesto, por vuestra presencia en el blog).
    Anibal, ya sabes que comparto totalmente la crítica constructiva que subyace a muchas "visiones pesimistas", pero creo que ambos coincidimos en querer ver el vaso medio lleno, incluso si lo que en realidad queremos es cambiar el vaso.

    Absolutamente de acuerdo, Alejandro, la emotividad es fundamental en el aprendizaje, como en la vida. Creatividad y emotividad se retroalimentan.

    Un fuerte abrazo

    FT

    Webmaster dijo...

    Fernando enhorabuena, has expuesto lo que se debería hacer, lo que son los fundamentos para un cambio de perspectiva en el ámbito educativo.
    Sabes que soy muy optimista si no, no estaría en el sitio que estoy, a pie de obra todos los días, pero en tu planteamiento (pero...en positivo) faltan esas pasarelas, esos lazos que pueden hacer que se pase de lo que se puede hacer a hacer;desgraciadamente a muchos compañeros les falta ese "empujón" y que sepan que no van a caer al vacio. Vivimos momentos que el cambio real pasa por las manos de los que estamos en las aulas y recursos no faltan.

    Dominio Colectivo dijo...

    Muy buen blog, me agrada el diseño web y la creatividad que expresan..

    Diseño Web Cádiz dijo...

    Buena información gracias por compartir.