Sígueme en Twitter

    12 enero 2011

    Por el camino de Coín



    Coín es una ciudad malagueña enclavada en el Valle del Guadalhorce y equidistante unos treinta kilómetros de Málaga y Marbella. Desde la carretera se muestra tras la subida desde el nivel del mar como un escenario con la Sierra de las Nieves de fondo. Al final de la carretera esperan otros pueblos malagueños con los que Coín está bien comunicado: Mijas, Alhaurín el Grande, Ojén o Monda.

    Tres centros educativos de Coín solicitaron en su momento al CEP de Marbella-Coín trabajar en el Proyecto Lingüístico de Centro así que hasta esa ciudad me desplacé ayer (resfriado y lumbálgico ;-) para trabajar con los compañeros y las compañeras del CEIP Pintor Palomo y Anaya (que celebra este año el 50 aniversario de su creación), el CEIP Huertas Viejas y el Colegio Cooperativa Nuestra Señora de Lourdes. Esta era mi segunda sesión de trabajo con ellos así que había que meterse ya en faena: no valen más introducciones ni más descripción de las posibilidades. Es la hora de decidir cómo será su Proyecto Lingüístico de Centro.

    Mi primera impresión fue muy positiva. Nos reunimos en el IES Los Montecillos y ocupamos todo su salón de actos, una sala grande y funcional. Los tres claustros casi al completo estaban presentes, con sus equipos directivos y los coordinadores y coordinadoras de la formación a la cabeza. Esta seriedad por parte de los centros es impagable y refleja la profesionalidad que después demostraron.

    Las premisas de la sesión quedaron perfiladas a partir de las conclusiones de la mesa de trabajo del Congreso sobre Éxito Educativo y Autonomía Escolar:
    • El PLC tiene que incidir en la práctica de aula pero también en el proyecto educativo de centro.
    • El PLC es un plan estratégico con actuaciones a corto, medio y largo plazo.
    • El PLC debe estar ajustado al contexto (no vale un traje para todos) y debe ser realista aunque ambicioso.
    • El PLC busca la integración del currículo, del trabajo del profesorado y de las actuaciones.
    • El PLC es responsabilidad de todos y en el documento final deben constar las personas responsables de cada actuación.
    • El PLC aspira a promover la competencia en comunicación lingüística del alumnado tanto en oralidad como en escritura y lectura.
    • El PLC debe contener indicadores para la evaluación de las actuaciones (y estos indicadores deben ser constatables, fiables y válidos).
    • El PLC forma parte de una política de subjetividad: hay que mejorar la competencia en comunicación lingüística de todo el alumnado y deben existir actuaciones que afecten a todo el alumnado.
    Con estas premisas los centros expusieron qué trabajo habían realizado desde nuestra última reunión y pasamos a tres grupos de trabajo por centros que intentaron (con éxito) establecer las primeras actuaciones para su PLC.

    Al final de la sesión hicimos un balance de los acuerdos, que es el siguiente:
    • Ana Mari, una compañera del CEIP Huertas Viejas, comenzó su intervención con un preludio que me parece significativo: "no es difícil, ya lo hacemos. Consiste en analizar, sistematizar y temporizar". Y añadió: "Y también consiste en abrir el aula, para contarnos los unos a los otros qué hacemos y qué resultados nos da". Y tras este preludio las actuaciones que contemplan para su PLC son
      • trabajar la oralidad a través de las Asambleas mediante la elaboración de un protocolo que asuma todo el centro;
      • trabajar la lectura y la escritura a través de un "mapa de textos" en el cual los docentes de cada ciclo se comprometan a leer y escribir una serie de textos determinados;
      • potenciar el uso de la biblioteca de aula como recurso lector y académico.
    • El CEIP Pintor Palomo se comprometió a trabajar en las siguientes líneas:
      • diseño y puesta en práctica de proyectos interdisciplinares (y quieren haber realizado el primer proyecto piloto para el mes de marzo),
      • trabajo en tutorías
      • enseñanza de español como segunda lengua
      • atención a estudiantes con necesidades específicas de apoyo educativo,
      • uso de las nuevas tecnologías para el desarrollo de la competencia en comunicación lingüística,
      • potenciar la relación con la familia (y yo me permití hablar de mi reciente entrada en Educ@contic),
      • estudiar, a la vista de los resultados de estas actuaciones, la incidencia del PLC en el proyecto educativo de centro.
    • El Colegio Nuestra Señora de Lourdes decidió organizar el plan de trabajo a través de tres equipos o comisiones en las cuales estará representado el profesorado de todas las etapas, ciclos y niveles (desde Infantil hasta Secundaria). Estos tres equipos asumen cada uno una de las siguientes actuaciones:
      • análisis del currículo (y fundamentalmente de los criterios de evaluación) para hacer una propuesta de diseño de tareas al resto del claustro,
      • revisión en profundidad del Plan Lector del centro,
      • propuesta de normativización del trabajo del alumnado.
    En fin, ayer fue una de esas tardes en las que comprendes porque el magisterio es una profesión vinculada con la magia y las bellas artes. Gracias a todos los participantes y nos vemos en la próxima sesión. Seguimos.

    P.S. Un fuerte abrazo para Pepa Rodríguez e Isa Márquez, las asesoras del CEP de Marbella-Coín que están haciendo que esto sea posible.

    1 comentarios:

    encarni dijo...

    muchas gracias Fernando por tu orientación y ayuda...a veces es difícil plasmar tantas ideas y tantas propuestas y definirlas en una linea de trabajo que nos lleve a cumplir el objetivo marcado...
    un saludo

    COLEGIO LOURDES
    Encarni